Conoce todo sobre la Ley de la Segunda Oportunidad.

La Ley 25/2025, de Segunda Oportunidad, introduce un mecanismo que permite a personas físicas: trabajadores por cuenta ajena, autónomos o familias sobreendeudadas tengan una oportunidad para rehacer su vida. Aunque en su concepción se la denominó  «mecanismo de segunda oportunidad», la realidad es que es un mix de dos herramientas:

La primera, de carácter financiero exige la figura de un mediador que permita negociar un acuerdo con la mayoría de los acreedores. El acuerdo será homogéneo y universal para todos los acreedores e incluirá un aplazamiento asumible por el deudor  y en caso de ser necesario una reducción de la deuda.

La segunda, de carácter exclusivamente concursal, se activa en caso de no llegar a un acuerdo, y establece la liquidación de todos los bienes del deudor para repartirlos entre los acreedores. La principal innovación de la ley, es que por primera vez, se estable en el ordenamiento que la deuda insatisfecha debe exonerarse.

Conoce la ley de la segunda oportunidad y los requisitos necesarios para acogerte

Los requisitos generales para acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad son:

  • Ser una persona natural (persona física) con algún tipo de ingreso (nómina, ayuda, prestación, pensión…)
  • Encontrarse en situación de insolvencia inminente (todavía no has dejado de pagar , pero prevés que no vas a poder seguir haciendo)  o avanzada (con embargos o ejecuciones)
  • Tener una deuda inferior a los 5 millones de euros establecidos como límite legal
  • No tener determinados antecedentes penales.

¿Cuánto cuesta acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad?

El coste de la Ley de Segunda Oportunidad con SECOND TIME es de 3.500 Euros (tengas la deuda que tengas). En este coste están incluidos las provisiones y honorarios de abogados, notario, registro mercantil (o cámara de comercio), procurador y gestoría (necesaria para ayudarte a realizar el expediente de la Segunda Oportunidad)

Recuerda que también deberás pagar las tasas del mediador concursal y, en su caso, los del administrador Concursal (aunque estos último saldrán de lo retenido a cuenta de la liquidación) y en caso de tener propiedades las provisiones del registro de la propiedad (que son obligatorias).

¿Cuánto tarda en tramitarse el proceso?

No es posible calcular el tiempo exacto, ya que depende de cuestiones como la carga de trabajo del juzgado competente, pero si los mínimos y máximos habituales. El proceso suele tardar 3 meses (cuando se aprueba el AEP) y 1 año (cuando se concede el BEPI sin bienes que liquidar). Cuando hay bienes suele extenderse a unos dos años y si hay deuda pública se irá a un mínimo de 3 años. Además, si se aprueba a un plan de pagos, los efectos del proceso podrán extenderse durante los 5 años que establece el plan.

Este es el motivo por el que SECOND TIME incluye en sus honorarios la representación por tiempo indefinido frente a tus acreedores. Contacta con nosotros y te contaremos como podemos ayudarte.